Ermita de Salas perdida

Volé desde Aguazul,
para iniciar peregrinaje,
ante tus pies arrodillarme,
solicitar tu indulgencia.

Tu figura presentaronme,
yo tenía que conocerte,
aquella capa voluptuosa,
no era sino signo divino.

En sueños me advertiste,
de no jugar con tu moral,
pero a mi palabra falté,
con el misterio jugué,
con el misterio me quemé.

El sexto penitencia,
recorro el Isuela,
por toda su vera,
buscando tu acompañante,
lametada ya no temida,
si no del todo ansiada.

Ahora no me pidas,
que a otra peregrine,
pues es tu imagen,
la que se me aparece.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: